Tag Archives: Despertando Conciencia

Historias_La Canción de los Condenados.

16 Abr

1e0979a387dd1775a49e3a4408f57866

Dicen que la primera vez que se tiene constancia, de alguien que escuchara por primera vez la canción de los condenados, fue en un barco de esclavos que partía rumbo al nuevo mundo. Esos mismos esclavos sorprendían a sus amos al oír esa canción mientras trabajaban en los campos, mientras eran castigados a latigazos, mientras sus mujeres e hijas eran violadas. El rumor de la canción cubrió todo el territorio y el diablo blanco vio allí el negocio.

Tras la guerra civil en las tabernas se podía escuchar esa canción mientras se ahogaban penas en alcohol y se liberaban de la opresión del amo. El whisky casero quemaba las gargantas y propiciaba ese particular llanto, que musitaba esas noches, ese tono cautivo al diablo blanco, lo obnubilo de tal modo que no pudo más que querer aprovecharse de él, no comprendía ese tono, esa frecuencia musical, de donde nacía, pero sabía que podría transformarla en oro.

Pronto encontró al Sr. Johnson, firmó un contrato con él a cambio de su alma en un cruce de caminos, y en poco tiempo lo convirtió en leyenda. 29 canciones publico el diablo blanco con el Sr. Johnson, de la noche a la mañana su guitarra y su garganta sonaban en las tabernas y clubs de todo el delta del Mississippi. Este experimento del diablo blanco duro poco, el Sr. Johnson moría envenenado poco tiempo después, inaugurando el selecto club de los 27. El negocio estaba servido, el diablo blanco se llevó consigo su alma y una leyenda nacía. Años más tarde la canción de los condenados salió del Delta y recorrió el país, competía con el folk mediocre del interior, y barrió en el norte. Las estaciones de radio comenzaron a propagar ese tono, lleno de melancolía y rabia. Lamentos desacompasados que te cicatrizaban de inmediato, dejando una huella imborrable.

2421614426_66975a7277_o

El diablo blanco fue comprando almas y propagando esa canción maldita. Etiqueto el producto y lo propago, acompaño a los soldados en la segunda guerra mundial y para cuando la guerra termino, el show ya estaba preparado. Según pasaban los años, las guitarras se fueron electrificando y el sonido fue cobrando distintos matices, distintos tonos. La canción de los condenados se había diversificado tanto que tenía público de todos los colores. El diablo blanco hizo su mayor apuesta, dándole la canción de los condenados a los blancos, así podría controlarlos a todos, y empezó a adquirir almas blancas.

No se limitó a algo local, desde su sede inglesa conquisto Europa, esparciendo la canción de los condenados a través de jóvenes bandas que tomaron a Muddy Waters y a T. Bone Walker, y los fusilaban sin compasión. En el nuevo mundo tomo al joven Preisley para que tamizara y le diera un nuevo tono a esa canción, la misma canción, la misma cadencia, mismo tono, distinto tamiz, mismo veneno para los blancos.

El viejo y el nuevo mundo bailaban al mismo ritmo, distintas formas de escuchar e interpretar la misma canción, distintos géneros, pero siempre era lo mismo. El dinero empezó a llover y a llenar bolsillos, tanto era así que el diablo blanco se permitió el lujo de prescindir de todo aquel que brillara con luz propia, que no acatara sus normas, o no respetara el contrato. Drogas y alcohol fueron la excusa para borrar esos brillos, sacrificios que a la vez provocaban que sus bolsillos se llenaran de oro. La exclusividad acabo centrándose en él, todo músico que quisiera publicar, debía pasar por su filtro, vender su alma y hacer un sacrificio. Esta fue una de las clausulas fijas desde entonces, a partir de la década de los 60 todas las bandas o artistas que se quisieran subir al olimpo, debían sacrificar a un miembro fundador, o en su defecto, el sacrificio se extendía a un familiar o un hijo.

Desde entonces es difícil encontrar una banda o músico, artista, que no haya sacrificado algo más que su propia alma para lograr el estrellato. El diablo blanco es persuasivo y tentador, el resplandor del oro es hipnotizante, así que no era difícil pervertir el genio creativo, y prostituir a estos músicos. El dolor y la aflicción se callaba con drogas y alcohol, sustancias que el diablo blanco proporcionaba a estos artistas, para paliar la mala conciencia y el remordimiento. Era curioso ver como lo tenían todo, todo lo que habían deseado y aun así, era más que evidente su desgracia. Sus conductas autodestructivas provocaban que la mayoría de las veces, el diablo blanco tomara medidas drásticas y sacrificara de forma temprana al cordero. 27 años era la edad ideal para sacrificar a todos aquellos que se vieran sobrepasados por sus propios remordimientos, por su mala conciencia, por ese veneno llamado fama, un pacto con el diablo tiene consecuencias y la música pago el precio más alto.

Al diablo blanco le molestaba tratar con artistas, no comprendía el poder creativo, el arte, solo veía negocio, a largo plazo no le compensaban. Se dio cuenta que muchos de ellos no aguantaban, pronto quedaban totalmente exprimidos, y se veía obligado a alargar la vida pública de esas primeras bandas que de forma ridícula y esperpéntica, esas viejas glorias del rock and roll seguían propagando la canción de los condenados, que un día décadas atrás, vio conquistar el mundo, sin importar la lengua o la cultura.

Fue la tecnología la que ayudo al diablo blanco, este pronto se deshizo de los músicos, tampoco necesitaba cantantes, tenía el producto, era suya la canción de los condenados y la continuaría propagando sin necesidad del genio creativo. Nadie pareció notar la diferencia, a pesar del contraste y la falta evidente de calidad. El diablo blanco sabía que la repetición provocaría la aceptación, así que inyecto su producto de forma constante y mediática, la gente ya no escuchaba música, consumía un tipo de frecuencias que los hipnotizaba y los transformaba en zombis sin criterio ni gusto.

La tecnología sin querer lo hizo tropezar, la popularización de música comprimida, eliminaba las frecuencias que eran insertadas para la hipnosis colectiva, así que el diablo blanco desplego a su ejército de abogados y pleiteo contra ese formato que fomentaba la piratería, esa piratería que al diablo blanco le sirvió para industrializar el mundo, hoy era la excusa para luchar contra el público que quería música, cultura, arte, sin tener que tratar con el diablo blanco en persona. Su huida hacia delante fue propagar más música electrónica, vacía e insustancial, y menos música orgánica.

Hoy por hoy, la música ha muerto para la gran masa de gente, clones que cantan y maniquíes que sujetan instrumentos, es lo que a día de hoy sale en los medios, gente hueca haciendo que cantan y tocan, todo suena igual, pero nadie sabría decir que es lo que escuchan, porque ni siquiera podría escribirse en una partitura. Sonidos, solo eso sonidos nacidos de una computadora. Es la era de los productores, que al servicio del diablo blanco fabrican estos sonidos que al ser replicados de forma constante por los distintos medios, provocan el atontamiento general, donde dejo de valorarse la calidad y solo se presta atención a los millones de descargas, eso es el barómetro del éxito, de la aceptación de la masa. El día en que el músico decidió competir en listas de ventas, fue el día en que mato a la música.

Ahora el diablo blanco no compra almas a músicos o artistas, el diablo blanco tiene las almas de aquellos que consumen sus sonidos. La canción de los condenados perdió su esencia, solo quedo la resonancia en las bodegas de esos mohosos y viejos barcos de esclavos, quedo el eco en los campos, quedo perdido en el aire. Ya no es el lamento del esclavo que trabaja bajo el látigo del amo, ahora es el esclavo el que baila al ritmo de ese mismo látigo.

Todos bailamos la canción de los condenados, porque nosotros somos esos condenados, nosotros somos los esclavos que empapados con el sudor de nuestro trabajo, latíamos al compás, sentíamos a la misma frecuencia, compartíamos el mismo sentimiento. Derramamos la misma sangre, teñimos de rojo la historia, pisamos el barro al mismo ritmo, y movimos nuestras sienes al mismo compás. La métrica del látigo golpeando nuestras costillas, fue la que dio origen a la canción de los condenados, es el lamento apagado que sirvió de desahogo a toda la injusticia y la humillación que sufrió el hombre.

La canción de los condenados sigue sonando en nuestros corazones, acompasados por un mismo latido, confundidos por las etiquetas, el marketing, y el brillo de los focos. Nos quitaron la música, pero seguimos bailando la misma canción, la canción de los condenados.

La Cosecha de Almas : Despertando Conciencia

Anuncios

Despertando Conciencia_Así Es Que Has Despertado… Y Ahora Qué ?

18 Jun

conscious_universe177_01

Mucha gente se pregunta sobre esto o algo similar, así es que aquí tiene algunas ideas sobre el tema.

Con esto no quiero a decirle a nadie qué hacer, ya que es completamente contrario para la conciencia y para el desarrollo consciente, pero voy a compartir mi entendimiento en este punto y mi pasión por la verdad y usted puede hacer lo que quiera con ello.

Pregunta:

“¿Qué le diría a la gente que ha despertado, pero no puede dejar el sistema  por la familia y los amigos?”

Este y otros como estos plantean una pregunta muy amplia, ya que todos somos diferentes y necesitamos ser guiados por nuestras propias convicciones. Sin embargo, la respuesta es básicamente similar en todos los casos.

Haz lo que te dice la conciencia.

En realidad no hay tiempo para tocar el violín alrededor de ello una vez que haya encontrado lo que usted sabe que es la Verdad, que siempre es algo claramente fuera del ámbito de lo que ha sido adoctrinado. Siempre alterara la vida. Y si no es así, no escuchó correctamente o bien cayó en oídos sordos.

No quiero que me cuenten entre las personas sordas o que no responden. ¿Y usted?

Sobre todo cuando ha descubierto que eso es exactamente lo que perpetra la gran mentira de la que acaba de enterarse – una población no-despierta que se queja

La Dependencia Del Sistema Es El Nombre Del Juego

Ese es el problema con el “sistema”, que enseña la dependencia, la jerarquía y el conocimiento memorístico, donde sus opciones son cuidadosamente reducidas a alternativas “aceptables” dentro de parámetros cuidadosamente cerrados.

Es por eso que la gente se siente como un pez fuera del agua cuando se despierta.

Ellos nunca aprendieron a pensar libremente, en verdad, ni tenían las herramientas del conocimiento. En cambio, casi todo fue invertido, revuelto, confuso y archivado en inútil oscuridad.

El resultado no es sólo una marginación de las verdades de empoderamiento en las vasijas donde capturan todo de ‘teoría de la conspiración’ o locuras, pero peor aún, el sistema no cultiva el pensamiento original o la verdadera libertad personal o responsabilidad.

La verdad real no es una opción en tal entorno controlado.

A propósito, obtendrá nociones de verdades, pero despertarse y sacar conclusiones despierto y consciente no es una opción para quienes serán los controladores de la humanidad.

El Despertar Comienza Con Una Explosión
Pero hay que mantenerlo en marcha

Cuando alguien despierta a la verdadera naturaleza del mundo manipulado en el que vivimos, así como los vastos recursos a nuestro consciente e inmediato alcance, se necesita algo de trabajo para realizar plenamente lo que significa la información, así como la vastas implicaciones en su vida personal.

Puede golpear duro y puede necesitar algún tiempo para ser digerido.

De cómo afecta a cada uno de nosotros es realmente una cuestión de simplemente de llevar a la acción lo que hemos aprendido y confiar en el universo para las consecuencias. No creo que haya tiempo para mucho más.

De hecho, nunca ha habido.

Si usted sabe la verdad, ¿qué está esperando?

Mientras que muchos están esperando algún tipo de suave pedaleo de cualquier tipo de llamada a la acción, no es una fórmula establecida. Usted acaba de descubrir, y usted reacciona.

Y sólo eso lleva algún trabajo, el romper la herrumbre de su Verdadero Ser para animar y comienza a llamar a los disparos que fueron previamente impedidos por la programación de toda una vida.

Etapas de Desarrollo

Para mí el despertar completo tomó muchas etapas de desarrollo, pero la plena realización de darme cuenta de la vasta extensión de la mentira manipulada y sus intrincadas complejidades fue la explosión en mi cabeza que me dejó más allá de la atracción de la gravedad de la convención tan rápidamente que todavía estoy sonriendo de oreja a oreja al deslizarme a través del universo … ja!

El punto aquí siendo que el despertar evoluciona y tiene muchas formas. Lo que le da al despertar la tracción es el compromiso, poniéndole pie a sus realizaciones.

  • ¿Usted cree que la televisión es mala? Apáguela.

  • ¿Qué los bancos son una estafa? Sálgase de ellos, a excepción de quizás los fondos operativos necesarios si tiene que ser.

  • ¿Atrapado por la propiedad de la vivienda, “posibles necesidades”, y todo tipo de tonterías? Bote todo lo que pueda, si esa es su comprensión.

Saber que las “cosas lo poseen” es fundamental para la conciencia.

Todos llegamos allí, pero depende de nuestro entusiasmo… o “espíritu dentro de nosotros”.

¿Cuántos responden sólo a eso?


Haga lo que Conoce o Enfrente la Confusión

Hasta que la gente ponga en acción lo que ya conoce, no va a haber mucho más seguimiento para ellos.

Sólo un montón de agitación sobre la frustración, porque no hacemos lo que ya sabemos que debemos hacer y estamos buscando excusas o soluciones comprometidas para calmar nuestra conciencia culpable esperando mantener nuestro status quo personal.

Triste, pero cierto. Eso también incluye estar a bien con la gente, formando relaciones honestas y soltando las situaciones de compromiso.

Hay que tener valor

Sepa que Usted es Nadie – Sin embargo, es Todo el Mundo

Todo esto es mucho más fácil cuando se da cuenta que usted no es nadie. No hay nada que defender.

Sus viejos sentidos de usted mismo eran los propios hilos de la matriz actuando. Póngase consciente y las sirenas del sistema no le afectarán a usted, excepto en la periferia.

Eso es algo grande.

La conciencia consciente es la número uno en comprender y en ver a través del nivel más alto de conciencia que es separada de las experiencias de esta vida, y así, es libre para distinguir e identificar sin accesorios cuál es su experiencia de vida.

Ver a través de esos ojos traerá una tremenda paz y comprensión.

Siga la Corriente, Pero No Se Comprometa

No apure los siguientes pasos.

Si el universo es tan vasto y lleno de infinitas posibilidades, va a haber algo para todo el mundo. Nuestro trabajo es encontrarlo, y cuando lo encontramos, actuemos en consecuencia. No, no de la forma “segura”, o de la manera “aceptada”. Para nada…

Pero sí tenemos que soltar las amarras y liberarnos.

En realidad, el sistema parasitario ha estado succionándolo y mintiéndole a usted ya todos los que usted ama. Ahora ya no le debe usted ninguna lealtad y puede y debe soltar todo de cualquier forma que pueda. No es necesario sentir culpa. Usted está haciendo lo correcto. Punto…

Y eso no contingente sobre las relaciones, la seguridad financiera, las preocupaciones de la auto-imagen, o lo que sea.

Así es que saque fuera del juego cualquier y todos los accesorios posibles. Con felicidad…

Usted se está liberando de los tentáculos de la araña.

Hay Verdadera Paz En El Compromiso

Cuando haya resuelto a seguir adelante y “hacer la ruptura” con las convenciones y defender lo que usted sabe que es correcto, esto le conduce a un nuevo estilo de vida.

¿Cómo cree usted que fueron formados estos sitios maravillosos sitios Web por personas de ideas afines que se encontraron unos a otros y decidieron hacer un impacto con videos, entrevistas, artículos, participación en eventos, etc.?

¿Cómo salieron Gandhi, Martin Luther King y otros portadores mundiales de la verdad, incluyendo las luminarias alternativas de sus vidas anteriores?

Algo se gelificó, le dio sentido total, resonó con ellos, y sólo actuaron.

Estos entusiastas de la Verdad en la Internet, de alguna manera también se encontraron entre ellos e hicieron química.

Todo es acerca de responder a la necesidad y a la convocatoria y trabajo en red abierta… una verdadera capacidad de respuesta.

Las Gafas De La Verdad

Leí esta fantástica analogía y nunca más se me escapó.

Descubriendo toda la verdad es como ponerse estas asombrosas gafas de la Verdad, al igual que en la película “Ellos Viven”.

Así es como funcionan:

  1. Tiene que querer ponérselas

  2. No se puede obligar a alguien más a ponérselas

  3. Una vez se las ha puesto, ya no se las puede quitar

Si usted ha encontrado y se ha puesto las gafas, eso tendrá pleno sentido.

Si no lo ha hecho, siga buscando. Deje que su corazón le guíe.

En las palabras de Lao Tse:

En el centro de tu ser tienes la respuesta, tú sabes quién eres, tú sabes lo que quieres.
Lao Tse

Por  Zen Gardner

Despertando Conciencia: QUIÉN ODIA A QUIÉN: UNA CLAVE PARA COMPRENDER QUÉ ES EL SISTEMA

11 Nov

opuestos


Es una de las preguntas clave que todos deberíamos hacernos.

¿Por qué nos odiamos los unos a los otros por motivos ideológicos o religiosos?

¿De dónde surge ese odio?

Cuando sentimos repulsión por alguien con una ideología o unas inclinaciones opuestas a las nuestras, ¿de dónde proviene ese rechazo?

Ésta es una cuestión que muy poca gente llega a abordar con la debida profundidad, a pesar de contener una de las claves que explican el funcionamiento de nuestro mundo.

Es algo que podemos ver constantemente a nuestro alrededor: el rechazo exacerbado que sienten entre sí las personas de izquierdas y las de derechas, los fundamentalistas cristianos y los fundamentalistas musulmanes, la gente del Barça y la del Real Madrid, etc…

kkk

Analicemos qué es lo que sucede en realidad dentro de nuestras mentes.

Supongamos que somos de izquierdas o de derechas y que tenemos ante nosotros a un opositor político, defendiendo con vehemencia posturas radicalmente opuestas a las nuestras.

Algo que podemos experimentar fácilmente, cuando, por ejemplo, vemos una tertulia política por la televisión.

Para empezar, cuando estamos ante una persona así no la vemos como un individuo único y diferenciado sino que automáticamente lo catalogamos como “ese facha”, “ese comunista”, “ese hippie”, “ese burgués”, “ese socialista”, “ese pepero”, etc…

Es decir, nuestra mente nos impide ver a la persona en sí y en su lugar aplica una categoría conceptual que lo engloba dentro de un grupo, asignándole una etiqueta que solo existe dentro de nuestras mentes.

Es como si un velo psíquico de repente cubriera nuestros ojos y moldeara una nueva realidad aumentada que no es perceptible físicamente.

image (7)

Una vez se ponen en marcha estos mecanismos de identificación y clasificación, el individuo en sí queda difuminado, casi anulado en nuestra mente y ya solo percibimos en él los valores que nuestra psique asocia al grupo del que forma parte.

Aquí es cuando aparecen los sentimientos de rechazo a la ideología de ese grupo, muchas veces viscerales y enconados, que utilizamos para atacar y despreciar al individuo que los representa.

Pero ese rechazo no tiene nada que ver con la persona en sí.

Ni tan solo tiene nada que ver con nosotros mismos.

Si a esa persona no la conocemos de nada, ni a nivel personal nos ha hecho ningún daño, ¿cómo puede ser que nos provoque tanta rabia y tanta repulsión?

odio

Inundados por el sentimiento de aversión que nos produce, estamos convencidos de que odiamos a “ese facha” o a “ese comunista”, pero en realidad es nuestra programación mental en forma de ideología la que odia a la ideología opuesta expresada por ese individuo.

Es decir, nuestra programación mental odia a la programación mental instalada en la mente de la otra persona y nos hace sentir una profunda aversión por la forma en que esa ideología se manifiesta físicamente a través de ese individuo.

Y eso nos lleva a la confusión de creer que odiamos a la persona en sí.

Pero no es cierto.

Es nuestra programación ideológica la que nos utiliza a nosotros, la que hace uso de nuestro cuerpo y de nuestra psique, para vehicular físicamente el rechazo.

Por decirlo de alguna forma, las ideas creadas por la mente humana, acaban “poseyendo” a los seres humanos y utilizándolos para manifestarse en el plano físico y cumplir con la función para la que fueron creadas.

Sabemos que es una idea difícil de digerir, que suena extraña, surrealista, algo que parece propio de una peli de terror o de ciencia ficción, pero es la auténtica realidad del mundo en el que vivimos y es un enfoque útil a la hora de comprender los problemas que aquejan al mundo.

Vista desde este punto de vista, una guerra adquiere una nueva dimensión.

Ya no la podemos ver simplemente como un enfrentamiento entre grupos opuestos por motivos ideológicos, religiosos, económicos o políticos.

Ni tan solo nos podemos limitar a verla como un conflicto entre grandes grupos manipulados por diferentes élites, que con intereses contrapuestos instrumentalizan a la población para pugnar entre sí.

Hay mucho más que eso: también hay un plano psíquico.

En una guerra por motivos ideológicos o religiosos, las programaciones mentales opuestas actúan como si se enfrentaran entre sí sobre un tablero de ajedrez, en el que las piezas eliminables son los individuos programados con esas ideas.

chess 2

Si no existiera esa programación mental, la guerra sería prácticamente imposible.

En algún momento de nuestra evolución como seres humanos y a medida que nuestra creciente capacidad intelectual nos permitía concebir mecanismos abstractos más complejos, perdimos el control de nuestras creaciones psíquicas, de nuestras ideas y concepciones y permitimos que éstas nos acabaran controlando y esclavizando de forma sutil y prácticamente imperceptible.

Es como si hubiéramos construido un coche con nuestras propias manos, dotado de los mejores avances y de un magnífico computador a bordo y con el paso del tiempo, en lugar de ser nosotros los que utilizáramos el vehículo para desplazarnos adónde quisiéramos, fuera el auto el que de forma sutil nos utilizara a nosotros para viajar de un lado a otro a su voluntad, haciendo uso de nuestros ojos, nuestras manos y nuestros pies para controlar el volante y los pedales y dictándonos, con voz suave y de forma sutil, cuándo debemos apretar el acelerador, hacia dónde debemos girar el volante y adónde debemos ir.

Eso sería absurdo y antinatural, ¿no? El vehículo fue creado para ser un instrumento a nuestro servicio y no al revés.

Pues es exactamente lo que estamos viviendo desde hace siglos y el proceso cada vez va a peor.

Si nos fijamos bien, somos el único animal de la naturaleza que ha sido totalmente sometido por sus creaciones intelectuales.

Por lo visto, nuestra extraordinaria capacidad para crear ideas de la nada, esa chispa intelectual capaz de preñar el vacío que tanto nos enorgullece y nos caracteriza como especie, se ha vuelto en nuestra contra.

Desde el primer momento en que fuimos capaces de crear la primera idea abstracta compleja, fuimos alimentando una suerte de monstruo psíquico que ha ido creciendo cada vez más y desarrollándose hasta el punto de apoderarse de nuestras mentes y someter nuestra voluntad.

mec_00000

ESTO ES EL SISTEMA

Este inmenso conjunto de estructuras lógicas, ideas, conceptos, creencias y valores abstractos que nos crean dependencias psicológicas, nos programan la mente y terminan por controlar nuestros actos, son lo que en esta serie de artículos llamamos EL SISTEMA.

El SISTEMA, para la mayoría de gente son sólo las estructuras de organización social, económica y política así como sus mecánicas de funcionamiento.
Pero esa es una visión corta y limitada de la realidad.

Lo que la mayoría de personas conciben como el Sistema, solo es una de las representaciones externas y físicas del auténtico Sistema, que en realidad es ese conjunto de mecanismos psíquicos que lo generan todo, pues son la base creadora de nuestras estructuras de pensamiento, nuestra conducta condicionada, nuestras creencias y valores y su posterior plasmación a nivel social, político y económico.

Por lo tanto, una persona que pretenda luchar contra el Sistema, no puede perder el tiempo peleando exclusivamente con las estructuras sociales externas, que no son más que sombras proyectadas contra la pared, sino que debe ir a la raíz del asunto y desactivar los mecanismos que lo generan todo y que habitan en el interior de su psique.

¿Alguien se ha fijado que tras la mayoría de grandes y gloriosas revoluciones que ha experimentado el mundo, siempre vuelven a reproducirse los mismos defectos pero con distinta forma y nombre?

15 años después del inicio de la Revolución Francesa, Napoleón se proclamaba emperador

La razón de que eso suceda de forma sistemática es que los revolucionarios centran toda su energía en combatir la representación externa del Sistema, las sombras en la pared, pero dejan intacto el Sistema dentro de sus mentes. Cuando culmina el proceso revolucionario, el sistema que albergan en sus psiques, como si fuera un holograma, vuelve a proyectarse en el exterior, creando estructuras aparentemente diferentes, adaptadas a la nueva situación y a la nueva “nomenclatura revolucionaria”, pero en esencia, sigue siendo el mismo tipo de “entidad” con el mismo tipo de mecanismos.

Se trata de un fenómeno psíquico fascinante.

A pesar de que muchas de estas ideas, creencias y conceptos que configuran el Sistema tienden a anularse entre sí por ser opuestas desde su concepción, como sucede con la mayoría de creencias e ideologías políticas, todas conforman un mismo cuerpo lógico dinámico con una serie de características asombrosas.

Una de las características más fascinantes del Sistema es que está en constante transformación, es decir, cambia continuamente debido a la incorporación incesante de nuevos elementos lógicos procedentes de la creación intelectual humana; o dicho de otra manera, crece sin cesar gracias a la incorporación constante de nuevas ideas concebidas por nosotros mismos.

Por lo tanto, el Sistema jamás permanece estático e inmutable, sino que su naturaleza esencial es la mutación continua; una mutación que implica la generación de nuevos y más refinados mecanismos lógicos con el paso del tiempo, que se adaptan a las constantes transformaciones humanas a nivel social y cultural. Estamos pues ante una dinámica de constante retroalimentación o feedback entre la representación interna del Sistema que vive en nuestra psique y su plasmación externa a nivel social.

resize-brain-gears

Otra de las maravillosas características de este monstruo lógico que llamamos Sistema, es que no se trata de una estructura homogénea que esté representada de la misma forma dentro de cada ser humano.

Por decirlo de alguna manera, cada persona lleva instalada en su mente una versión personalizada y única del Sistema, derivada de la combinación de la programación recibida por la sociedad y las experiencias y características propias de su vida y de su persona.

No obstante, la combinación de todas las versiones del Sistema instaladas en todas las mentes humanas, a pesar de no ser exactamente iguales, configuran algo parecido a un organismo lógico unitario y común, formado por unidades que tienden a combinarse con el fin de reforzar el conjunto.

Para comprenderlo mejor, supongamos que observamos un fragmento de tejido en un microscopio. Veremos que está formado por gran cantidad de células similares entre sí, que comparten características y funciones comunes, a pesar de que ninguna de esas células es exactamente idéntica a la que tiene al lado; cada una de ellas es una pieza única, algo parecido a lo que veríamos si observáramos una multitud de personas desde gran altura. Sin embargo, entre todas forman un órgano funcional.

microscope_cells

Algo parecido sucede con el Sistema. Es como un macroorganismo psíquico que en lugar de estar formado por células, está formado por versiones diferentes de sí mismo instaladas en las mentes de cada individuo, de manera que puede volver a reproducirse todo el organismo partiendo de una sola de esas versiones, de forma similar a como sucede con un cultivo celular, en el que si mueren gran parte de las células, puede volver a regenerarse a partir de las células sanas.

Esto nos lleva a comprender mejor por qué razón insistimos tanto en la idea de que la única forma de desinstalar el Sistema es a nivel individual. Y es que cada persona lleva instalada en su mente una versión propia del Sistema, algo parecido a una gran madeja de hilo con sus propios nudos y enredos, que solo cada uno de nosotros puede desenredar.

No existe un plan, una doctrina o un maestro que nos pueda ayudar o dirigir en el proceso de deshacer nuestra madeja.

madeja

Como mucho pueden ayudarnos a hallar el cabo de la cuerda, la punta del hilo a partir del cual empezar a tirar. Pero deshacer la madeja, desinstalar el Sistema de nuestra mente es un trabajo meramente individual e intransferible, un trabajo interno que cada uno debe realizar por sí mismo armado únicamente con el poder de su propia conciencia.

Y esto nos conduce a otra de las ideas que tanto hemos repetido hasta ahora: el porqué de la lucha entre el Sistema y la conciencia e identidad individuales.

Porque como hemos dicho, la única fuerza capaz de desinstalar el Sistema es la firme voluntad individual de cada uno, superando los propios mecanismos de programación del Sistema en la medida de lo posible.

Por esa razón, el Sistema, hace todo lo posible por generar mecanismos que anulen la soberanía y la conciencia individuales; hace todo lo posible para uniformizar nuestras mentes, disolver nuestra identidad diferenciada y atiborrarnos de programación para que no lleguemos a escuchar nuestra auténtica voz interior.

Se trata de un simple mecanismo de autodefensa y autoperpetuación.

Un artículo que da que pensar:
UN INCREÍBLE ESTUDIO PSICOLÓGICO SOBRE SIMIOS Y HUMANOS QUE HABLA MUY MAL DE NUESTRA ESPECIE ( Continuara ) 

A muchos de los lectores quizás les parezca extraño pensar que un conjunto de conceptos e ideas que conforman un entramado lógico, tiendan a defender su existencia, teniendo en cuenta que no estamos hablando de organismos vivos con voluntad propia.

Pero por lo visto, es así.

Y es algo que los lectores pueden comprobar consigo mismos ¿Alguien ha tratado alguna vez de eliminar de su mente una creencia, un prejuicio o una ideología arraigada?

Intentadlo: os encontrareis con una tarea tan ardua y difícil como tratar de arrancar un robusto árbol sin mas ayuda que las manos desnudas.

idea_00000

Las ideas, los conceptos y las creencias, una vez instaurados en nuestra psique, tienden a autoperpetuarse y si llevan asociadas emociones o son fuente generadora de sentimientos como el patriotismo o la pasión por un equipo de fútbol, por poner un par de ejemplos, pueden llegar a ser prácticamente imposibles de erradicar.

Y eso que solo hablamos de ideas, creencias o prejuicios aislados que pueden ser sustituidos por otros, tan solo mutando parcialmente la estructura general del Sistema.

Cuando hablamos de desinstalar el Sistema al completo, la tarea se antoja imposible si no es mediante un completo lavado de cerebro que borre nuestra mente y nos convierta en zombies.

Por esta razón, la única opción que tenemos es la de renunciar a desinstalar los mecanismos de programación en sí, es decir, el conjunto de creencias e ideologías como elementos separados y centrarnos en comprender a fondo las lógicas básicas que sostienen toda la estructura en pie, con el objetivo de relativizar su importancia y devolverla al lugar que le corresponde.

Para comprender mejor lo que queremos decir, recordemos la metáfora del coche que hemos expuesto anteriormente.

car-driving_2504156b

Se trataba de un vehículo que nosotros mismos habíamos construido y que ahora nos dictaba constantemente adónde quería que lo condujéramos, como si fuéramos simples chóferes a su servicio.

La única forma de recuperar de nuevo el control del vehículo no es arrojarse del coche en marcha, sino despertar y tomar conciencia, de una vez por todas, de que el vehículo nos está controlando.

Una vez asumida esta realidad, debemos tomar plena conciencia de que nosotros no estamos al servicio de ese maldito auto, sino que es el auto el que debe obedecer nuestras órdenes y ser una herramienta útil para nuestras necesidades, pues para eso lo creamos.

Llegados aquí, y una vez identificado el problema, debemos empezar a actuar.

Debemos levantar los pies de los pedales y separar las manos del volante, ignorar las instrucciones que nos da la máquina y quitar la llave del contacto.

Respirar profundamente y recordar cómo concebimos ese vehículo, cómo lo ensamblamos, para qué lo construimos y qué soñábamos hacer con él.

Y una vez recuperado el control, podremos decidir si volvemos a encenderlo o lo desmontamos pieza a pieza para seguir a pie o fabricar uno nuevo y mejor, sin olvidar, nunca más, que nuestras creaciones intelectuales deben estar SIEMPRE a nuestro servicio y NUNCA al revés.

No será una tarea fácil y lo que es más preocupante es que cada vez tenemos menos tiempo para emprenderla.

Porque nadie se ha dado cuenta, pero de un tiempo hacia aquí el coche cada vez corre más deprisa y nos acercamos peligrosamente a un precipicio.

Es urgente ponerse manos a la obra…

Gracias a : LA GAZZETTA DEL APOCALIPSIS